Los elementos del cuento

El cuento tiene un corazón y un pulso y que ambos son imprescindibles  para abrir la pequeña rendija que descubre la condición humana.  El conflicto es el corazón del cuento.  Es la torcedura que intriga y hace que se siga leyendo el texto, algunos lo llaman nudo, otros lucha de fuerzas contrarias; para mí la palabra mágica es conflicto por ese peso emotivo que tiene el mero vocablo; porque es necesario que dentro del cuento algo o alguien se oponga al o los protagonistas.  Por ejemplo, ¿qué sería de Caperucita sin el Lobo? ¿de la Bella Durmiente sin Maléfica? ¿De las mil formas de Cenicienta sin la madrastra y las hermanastras?, por mencionar solamente los tradicionales.  Es decir, sin conflicto no hay cuento, sino estampa, instantánea, un retrato o un relato.

El conflicto puede ser interno y suceder dentro de los pensamientos del protagonista; puede también estar en la acción externa y presentarse de una forma sutil o violenta.  El pulso está en las palabras con las que presentamos este conflicto y lo vamos narrando hasta su final.  Coincido con O’connor en que debe haber un planteamiento, un clímax y un desenlace en el cuento y éstos pueden aparecer en cualquier momento y en cualquier orden. El hecho es que debe contarse una anécdota interesante, y el lector debe saber qué generó ese estado de cosas y cómo  termina o si queda en suspenso. No importa si son pocos o muchos personajes, mientras sean necesarios,  mientras exista el conflicto, uno solo, que muestre los enigmas de la condición humana, estamos hablando de cuento.

El conflicto crea la tensión narrativa, esto quiere decir que el desarrollo de los acontecimientos  va generando una  incertidumbre con respecto al cómo puede terminar la historia.  Llamamos tensión narrativa a esta evolución emotiva del conflicto.  La tensión narrativa consta tres momentos: el planteamiento, que corresponde a la explicación de lo que generó el problema; el clímax que es el punto culminante de la historia y el desenlace, que cuenta cómo se resolvió el conflicto.

Esta tensión narrativa expresa los momentos fundamentales en la historia, pueden presentarse en cualquier momento y en cualquier orden, pero no pueden faltar.

comentarios
  1. Mira yo para mañana tengo el trimestral de lengua y me toman todo lo del cuento el desarollo bueno y las otra cosa pero lo que nesesito es un cuento Porfabo que tenga esa 3 cosas Garcias mi face el Tomii tombino

    • teresadeyuacm dice:

      No entiendo tu solicitud, ¿puedes aclararme?
      Saludos

    • teresadeyuacm dice:

      ¿Debes escribirlo tú? O si no, cualquiera de los cuentos modernos de la antología tiene todo. Si debes escribirlo tú, es fácil: piensa que es tu examen y que mágicamente amaneces como una niña de ocho años, pero debes ir al examen. ¿Qué harías? Pero hay una persona que puede ayudarte. Cuenta cómo resuelves la situación y en que acaba tu día. Comienza desde el amanecer hasta la noche. Y allí tienes necesariamente todos los elementos.
      Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s